bomba.jpg

Imagina que estás en guerra y tu equipo de I+D acaba de hallar el arma definitiva. Cual preferirías, ¿un artefacto de tropocientos gigatrones que lo arrasara todo, o un rayo invisible que provocase un ataque al corazón generalizado?

Probablemente la mayoría escogerían la primera opción. me temo que es algo que tiene que ver con la forma de ser de la especie humana (al menos la occidental): al enemigo no se le derrota, se le machaca. Y si puede ser que se entere todo el mundo.

La segunda parte es la importante. Creo recordar que una de las historias que circulan acerca del bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki justificaba tales acciones porque eran, al mismo tiempo, una solución al “problema japonés” y una forma de prevenir futuros problemas. La bomba atómica era una respuesta tan colosal, tan extrema, que (según la leyenda) nadie se atrevería a volver a entrar en guerra con Estados Unidos. Una exhibición de poder, vamos.

Ya hemos visto como les ha ido a los yankis desde entonces, pero aún así, algo de esa mentalidad pervive. Lo bueno, si grande, más mejor. Y si se entera todo dios, más mejor aún.

Todo esto me viene a la cabeza pensando en la reacción de algunos clientes cuando les hablas de comunicación integrada y de los beneficios de alinear above, below y RRPP. Igual ha sido casualidad, pero en sus caras leo algo más que “eso me va a salir muy caro”. Cada vez que les digo que un buen brief de RRPP simplifica muchos spots, detecto algo así como “pero entonces mi trabajo no se verá”

Ay… espinoso asunto el de lo que los demás ven o no ven. Todo espía sabe que los mayores secretos se desvelan con sigilo, pero amigo, dame una buena guerra, con sus bombardeos y sus grandes ofensivas y déjate de cuentos.

Aunque todo el mundo está de acuerdo en que la saturación publicitaria en TV no beneficia a nadie, el Observatorio de AEA de la Publicidad afirma que la emisión de publicidad en ese medio  ha crecido un 25% en el 2006. Aunque las mejores campañas suelen ser las ganadoras del Titanio, todo el mundo se fija en el Oro de TV. Y así. Lo bueno, lo grande, lo que importa es la tele. Lo que mi familia ve, lo que mis amigos ven, lo que el jefe ve.

¿No tenéis la sospecha que según qué circuitos de Opis están situados para coincidir con las rutas de los directores generales? ¿Por qué hay Opis de ciertas marcas al lado su oficina? ¿Qué criterios hacen que alguien se anuncie en un periódico y no en otro? ¿La cobertura únicamente?

Mientras tanto, empresas que funcionan de otra manera siguen trabajando como hormiguitas para cambiar nuestra forma de pensar. Y a menudo lo consiguen, las jodidas.